Ir al contenido principal

MALDITOS TONTOS.!!!!!


La mayor preocupación en los medios esta semana en relación con el escándalo desatado tras conocerse que la empresa Cambridge Analytica había burlado la seguridad de Facebook, no se centraba tanto en las 50 millones de cuentas que fueron vulneradas ni tampoco en los dueños de esas cuentas, quienes quizá nunca sabrán que sus likes sirvieron al triunfo de Trump. El punto, en cambio, se centró en la confianza. De ella dependen las empresas que cotizan en bolsa. Fue por eso que Zuckerberg dio tan rápidamente la cara: "Cometimos errores y los tenemos que arreglar"; palabras que han bastado para evitar una desbandada de usuarios y, de paso, frenar la caída bursátil.

Queda por resolver el tema político, pues desde hace dos años Facebook viene enfrentando problemas en su sistema de seguridad. El primero fue la trama rusa en las elecciones de 2016. Los rusos pusieron a circular bulos y noticias falsas a través de esta red, una propaganda que llegó a unas 126 millones de personas. En aquel momento, como hizo esta semana, Zuckerberg recurrió a lo que siempre le ha funcionado para lavar su imagen: la autocrítica. Señalar en público un defecto propio nos muestra vulnerables. Esa vulnerabilidad genera confianza, pues de inmediato pensamos: “Es tan humano como lo soy yo y, como yo, está haciendo todo por superarse”.
Aquella vez, Zuckerberg lo hizo a través de un manifiesto dirigido al personal de su empresa en el que se preguntaba: “¿Estamos construyendo el mundo que queremos?”, dejando entrever que la respuesta es “no”. Llama la atención su habilidad para caer siempre de pie. Como si tuviera teflón, ha salido airoso de todos los escollos que su empresa ha enfrentado.
La confianza de Facebook pende de un hilo y, aun así, sus números siguen creciendo. Hace unos años, por ejemplo, se filtraron unos mensajes en los que Zuckerberg llamaba TONTOS  a los usuarios de su red, es decir a nosotros, a quienes tenemos cuenta en esta red. Chateando con un amigo en 2010, le dijo: “Tengo 40.000 correos electrónicos, fotos, direcciones”. El amigo le preguntó cómo los consiguió y él le contestó: “La gente lo envió porque confía en mí. Son unos malditos TONTOS”.
El asunto no es qué hace Facebook con la información que tiene de cada uno de nosotros, la cual no dice tanto de quién en realidad somos sino de cómo nos mostramos: parecer o no parecer, esa es la cuestión en las redes sociales. El asunto es más bien, entonces, la manipulación política de las estadísticas: de qué manera los políticos se valen de los números, en este caso de las cuentas robadas, para inflar sus expectativas.

El ser humano es gregario y se suma con facilidad a los demás. De este rasgo se valen las campañas publicitarias, incluidas las de los políticos, para enviar información directa a nuestros muros de Facebook. Muchos ni siquiera miramos esa publicidad, pero en tiempos electorales hay quienes les dan importancia solo a los números. De hecho, para eso son las encuestas: no para cuantificar la intención de voto sino para enviar el mensaje de cuál es el “ganador” al que hay que sumarse. Es cuando aparecen los malditos TONTOS , esos que se suman sin pensar a quienes Cambridge Analytica condujo al voto de Trump a través de la autopista de Facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Amigo de mi Viejo el querido PISTOLA MARSICANO

Daniel Marsicano se llamaba, pero si no digo el "Pistola"... me suena ajeno. Justo él, a quien nada de lo humano le parecía ajeno. Una vida digna de ser llevada al cine y seguramente todo parecería poco. Porque si algo hizo el "Pistola" fue vivir.

Como cuando se vino desde su Italia natal, escondido en un barco con destino a Montevideo. Y tenía tan solo 8 años... Los marineros lo encontraron una noche tratando de robar algo de comida y lo adoptaron como un tripulante más. Al bajar en el puerto, el "Pistola" consiguió trabajo y un lugar para dormir en un almacén de ultramarinos de la Ciudad Vieja.
Al poco tiempo puteó al "tano" dueño de la tienda y se fue a vivir a la calle. Lustra botas por un tiempo, hasta que se hizo "canillita", su verdadero oficio. "Diarios... diarios... salió El Tiempo y La Tribuna... El Popular, el diario de la clase obrera" gritaba el "Pistola" en la esquina de Agraciada y Capurro. Ahí comenzó a ser un …

RAUL SENDIC EL POLITIQUERO

A propósito de los líos de Raulito, la Politiquería es un término de uso común en Uruguay y de manera menos frecuente en otros países hispanoamericanos. La Real Academia Española (RAE) define politiquería como la acción de politiquear, es decir, intervenir en política, tratar la política con superficialidad y a la ligera y específicamente en América, hacer política de intriga o bajeza.


Politiquería es entonces un término derogativo de política, al cual entendemos como el arte del ordenamiento ciudadano, de la disciplina social y del gobierno dentro de un proyecto mancomunado. Para los griegos, que la llamaban politikos, era el arte del gobierno de la ciudad que en griego es Polis.

Desde esta perspectiva, tenemos que el término politiquería es bastante preciso y parte del concepto ideal de política como aquello que no alcanza a expresarlo. Por lo general, politiquería se asocia con corrupción política, pero no siempre tiene que ver con la corrupción.

Un politiquero es aquel individuo …

Ricos,Comunistas.

La eterna pregunta, ¿puede alguien de izquierdas ser rico? Evidentemente es algo que la hipocrecia izquierdista usa para justificar que sus líderes o referentes mediáticos estén podridos en billetes,  aunque simplemente forma parte de la hipocresía izquierdista en la que su buenísimo les lleva a desear una sociedad socialista para todo el mundo mientras ellos disfrutan del capitalismo, ese sistema que les ha permitido pertenecer a una clase superior y tener la cuenta bancaria con varios ceros en su haber.
Todo esto extrapolado a nuestros días no ha dejado de ser similar. Partiendo de la base de que para un comunista la existencia de pobres se debe al mal reparto de la riqueza debido a su concentración en unos pocos, es decir, a la existencia de ricos, resulta curioso que precisamente todos aquellos líderes que pregonan el marxismo allá por donde pisan estén bañados en billetes. Por ejemplo, el ex dictador líder de la revolución cubana, Fidel Castro, fue uno de los hombres más ricos del…