Ir al contenido principal

LA INSEGURIDAD ES UN NEGOCIO MONTADO Y DEFENDIDO EN LAS CALLES.

Hace poco más de un mes, varios activistas sociales que trabajan en asentamientos me conmovieron con la afirmación  que alertaba sobre una realidad que los activistas que trabajan en los asentamientos vienen denunciando desde hace años: la droga, en los asentamientos, está despenalizada de hecho. Este comentario, ciertamente más valioso y real que los diagnósticos oficiales que realizan algunos funcionarios desde sus despachos, pone los puntos sobre las íes en el tema que más preocupa por estos días a los uruguayos: la inseguridad.

"El problema no es el asentamiento, sino el narcotráfico".El problema es que el asentamiento funciona como una zona liberada donde se pueden portar o consumir drogas sin que intervenga la fuerza pública. El problema es que el asentamiento es un espacio seguro para los traficantes, que saben que el Estado, no entra en el asentamiento.
Y tienen razón. Los asentamientos son, en realidad, el territorio sometido por los narcotraficantes, que, con absoluta impunidad, instalan "cocinas" (verdaderos laboratorios) de pasta base en los barrios populares e involucran a cientos de personas en la distribución y el consumo de drogas. De pasta base,principalmente.
En los asentamientos de la ciudad y la periferia de Montevideo, el poder devastador del residuo de la pasta base de cocaína (pasta base) hace estragos. Actualmente, el 70% de los jóvenes que viven en los asentamientos consumen pasta base. La cifra es admitida por las madres que luchan para que la droga y el delito no se lleven a sus hijos. Mucho más barata que otras drogas (se puede conseguir una dosis por unos pocos pesos), la pasta base desplazó a la marihuana como droga de inicio y se consume a edades cada vez más tempranas. la pasta base va de la mano de la pobreza y de la desesperanza.



Allí donde falta futuro,la pasta base  gana traficantes y adictos. Y la droga se convierte en moneda de cambio entre delincuentes, que roban (y matan) para obtenerla. Comienzan vendiendo sus útiles escolares y su ropa, siguen con los de sus hermanos, con la plancha o el reloj de la madre. Cuando llegan al delito, ya habían comenzado a vender su propio cuerpo. El resultado es innegable: a mayor consumo de drogas, más aumento de la inseguridad.



El narcotráfico es el gran problema de la inseguridad  y la inseguridad nuestra de cada día es el resultado de la consolidación del tráfico ilegal de drogas en Uruguay, el país que las organizaciones internacionales han elegido por la laxitud de sus controles y la complicidad de sus funcionarios. El país con fronteras descuidadas y cuyo territorio sólo se encuentra radarizado en un bajo porcentaje, facilita la entrada y salida de vuelos clandestinos. Ahora bien: para operar y extenderse, el narcotráfico ha contado, indudablemente, con la protección del poder.
Si las organizaciones criminales vinculadas al narcotráfico operan con tanta impunidad y nos ganan la batalla es porque la corrupción política lo permite y lo posibilita.
La inseguridad no es una sensación, como dicen quienes niegan lo evidente. Es el resultado de una trama mafiosa que combina delito, droga y política y que padecemos todos los que andamos por la calle sin guardaespaldas.
Pero lo cierto es que, para un sector de la política, acabar con la inseguridad no es negocio. Y si no hay voluntad para terminar con el delito es porque se tocan negocios e intereses. Si falta transparencia en el Gobierno, si la Justicia no puede actuar de manera independiente, si los politicos miran para otro lado o esconden sus responsabilidades culpando a los menores, la inseguridad no se supera.
Hay que combatir los circuitos del financiamiento ilegal y control de las fuerzas de seguridad. Hay que transparentar la política para poder transparentar la policía. Sólo entonces tendremos seguridad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Amigo de mi Viejo el querido PISTOLA MARSICANO

Daniel Marsicano se llamaba, pero si no digo el "Pistola"... me suena ajeno. Justo él, a quien nada de lo humano le parecía ajeno. Una vida digna de ser llevada al cine y seguramente todo parecería poco. Porque si algo hizo el "Pistola" fue vivir.

Como cuando se vino desde su Italia natal, escondido en un barco con destino a Montevideo. Y tenía tan solo 8 años... Los marineros lo encontraron una noche tratando de robar algo de comida y lo adoptaron como un tripulante más. Al bajar en el puerto, el "Pistola" consiguió trabajo y un lugar para dormir en un almacén de ultramarinos de la Ciudad Vieja.
Al poco tiempo puteó al "tano" dueño de la tienda y se fue a vivir a la calle. Lustra botas por un tiempo, hasta que se hizo "canillita", su verdadero oficio. "Diarios... diarios... salió El Tiempo y La Tribuna... El Popular, el diario de la clase obrera" gritaba el "Pistola" en la esquina de Agraciada y Capurro. Ahí comenzó a ser un …

RAUL SENDIC EL POLITIQUERO

A propósito de los líos de Raulito, la Politiquería es un término de uso común en Uruguay y de manera menos frecuente en otros países hispanoamericanos. La Real Academia Española (RAE) define politiquería como la acción de politiquear, es decir, intervenir en política, tratar la política con superficialidad y a la ligera y específicamente en América, hacer política de intriga o bajeza.


Politiquería es entonces un término derogativo de política, al cual entendemos como el arte del ordenamiento ciudadano, de la disciplina social y del gobierno dentro de un proyecto mancomunado. Para los griegos, que la llamaban politikos, era el arte del gobierno de la ciudad que en griego es Polis.

Desde esta perspectiva, tenemos que el término politiquería es bastante preciso y parte del concepto ideal de política como aquello que no alcanza a expresarlo. Por lo general, politiquería se asocia con corrupción política, pero no siempre tiene que ver con la corrupción.

Un politiquero es aquel individuo …

Ricos,Comunistas.

La eterna pregunta, ¿puede alguien de izquierdas ser rico? Evidentemente es algo que la hipocrecia izquierdista usa para justificar que sus líderes o referentes mediáticos estén podridos en billetes,  aunque simplemente forma parte de la hipocresía izquierdista en la que su buenísimo les lleva a desear una sociedad socialista para todo el mundo mientras ellos disfrutan del capitalismo, ese sistema que les ha permitido pertenecer a una clase superior y tener la cuenta bancaria con varios ceros en su haber.
Todo esto extrapolado a nuestros días no ha dejado de ser similar. Partiendo de la base de que para un comunista la existencia de pobres se debe al mal reparto de la riqueza debido a su concentración en unos pocos, es decir, a la existencia de ricos, resulta curioso que precisamente todos aquellos líderes que pregonan el marxismo allá por donde pisan estén bañados en billetes. Por ejemplo, el ex dictador líder de la revolución cubana, Fidel Castro, fue uno de los hombres más ricos del…