Ir al contenido principal

URUGUAY DONDE EL CULPABLE ES LA VICTIMA.

El Uruguay de los últimos 15 años no obedece a ninguna realidad; es más bien una seguidilla de disparates difíciles de concebir incluso para la más imaginativa de las mentes. El gobierno está compuesto por las figuras más coloridas de nuestra historia: un ministro del Interior totalmente desconectado del mundo real; un vicepresidente que coquetea con el delirio, un presidente ególatra con fuertes tendencias prohibicionistas y un autoritarismo extraído del Medioevo… en fin, cualquier lector puede imaginar el panorama oriental.

Y todo esto sin siquiera abordar temáticas pasmosas como la complicidad con Venezuela (recientemente adornada con el sarcasmo del canciller Rodolfo Nin Novoa) ni las mil y un andanzas del expresidente y actual senador José Mujica -ambas tareas requerirían extensísimo análisis que escapa al que hoy nos convoca.
Jorge Vázquez, hermano del presidente Tabaré Vázquez y viceministro del Interior, es un personaje cuya historia pasa muchas veces desapercibida, ya que de alguna manera es opacada por aquella de los mismísimos Eduardo Bonomi, José Mujica, el fallecido ministro de Defensa Eleuterio Fernández Huidobro o Lucía Topolansky.
Lo cierto es que, una vez que la Federación Anarquista Uruguaya (que de anarquista no tenía nada) pasa a la clandestinidad, su brazo armado, OPR-33 (Operación Popular Revolucionaria, 33 Orientales) cobra fuerzas. Y allí, en medio de robos, secuestros y ocupaciones, se encontraba nuestro actual viceministro del Interior.
A principios de este mes, un policía fue asesinado en una pizzería del barrio de Pocitos, en Montevideo. Un detalle que debió ser menor, o apenas un comentario, fue el que desató la indignación de miles de uruguayos: el policía en cuestión estaba realizando servicios de seguridad no aprobados actualmente por el ministerio del Interior.
El viceministro se apresuró (en lo que fue obviamente un mensaje para todo el cuerpo policial) a declarar que la víctima “estaría desempeñando una tarea de seguridad que no estaría autorizada”. Así no más: con frialdad, sin compasión ni empatía alguna, sin respeto a la familia del difunto, sin respeto siquiera a los compañeros del caído –que son sus propios subordinados.
El asombro y la incredulidad se apoderaron de los uruguayos, la falta de tacto de Vázquez dejó a la población llena de ira y descontento.
Sin embargo, Jorge Vázquez no hace más que seguir la receta de Eduardo Bonomi: en Uruguay, la culpa es inequívocamente de la víctima. Si le roban en la calle, es su culpa por ostentar celulares modernos, joyas o vestimenta de marca; si entran a su casa, seguramente el descuidado fue usted por dejar una ventana abierta, y si lo asesinan en una pizzería, pues bien, pregúntese si de verdad su presencia es absolutamente necesaria.
No pretendo que de repente el gobierno admita que no sabe qué hacer con la creciente ola de inseguridad, me consta que reconocer sus faltas e incapacidad no son lo suyo.  Pero sí me gustaría –lo merecemos todos los uruguayos– que las autoridades condenen abiertamente a los victimarios. La única persona que no debía haber estado en el lugar es el asesino.
Esto no es todo, ya que l propietario de la pizzería será denunciado penalmente por haber contratado a un policía para realizar actividades por fuera del ministerio.
Pareciera que el gobiero se empeña en no buscar a los malhechores y castiga a quienes son víctimas de la inseguridad reinante y que, en consecuencia, se defienden como pueden.
Jorge Vázquez, en un intento de hacer declaraciones incluso más desagradables que las anteriores, afirmó que el verdadero culpable es el consumismo. Opinó que:
“todo el mundo ve que se es proclive a gastar demasiado; los niveles de endeudamiento superan lo que presupuestalmente se puede manejar. El querer acceder a determinadas tecnologías o recursos es lo que va llevando a que los sueldos no alcancen y se busquen estas estrategias, que son inadecuadas”.
La izquierda muestra ser fiel a su panfleto hasta en las situaciones más dramáticas, y ni en éstas se hace de un poco de humanidad.
Antes de llegar al poder, la izquierda argumentaba que la inseguridad era producto de una pésima distribución de la riqueza. Hace 15 años están en el poder y el discurso, muy convenientemente, cambió: ahora es el consumismo. Sueldos humillantes y la posibilidad real de no volver a casa nada tienen que ver con los hechos.
Sólo nos queda desear que no aparezcan con “soluciones mágicas” seis meses antes de las próximas elecciones. Sólo nos queda desear que los uruguayos, esta vez, no crean la mentira.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Amigo de mi Viejo el querido PISTOLA MARSICANO

Daniel Marsicano se llamaba, pero si no digo el "Pistola"... me suena ajeno. Justo él, a quien nada de lo humano le parecía ajeno. Una vida digna de ser llevada al cine y seguramente todo parecería poco. Porque si algo hizo el "Pistola" fue vivir.

Como cuando se vino desde su Italia natal, escondido en un barco con destino a Montevideo. Y tenía tan solo 8 años... Los marineros lo encontraron una noche tratando de robar algo de comida y lo adoptaron como un tripulante más. Al bajar en el puerto, el "Pistola" consiguió trabajo y un lugar para dormir en un almacén de ultramarinos de la Ciudad Vieja.
Al poco tiempo puteó al "tano" dueño de la tienda y se fue a vivir a la calle. Lustra botas por un tiempo, hasta que se hizo "canillita", su verdadero oficio. "Diarios... diarios... salió El Tiempo y La Tribuna... El Popular, el diario de la clase obrera" gritaba el "Pistola" en la esquina de Agraciada y Capurro. Ahí comenzó a ser un …

RAUL SENDIC EL POLITIQUERO

A propósito de los líos de Raulito, la Politiquería es un término de uso común en Uruguay y de manera menos frecuente en otros países hispanoamericanos. La Real Academia Española (RAE) define politiquería como la acción de politiquear, es decir, intervenir en política, tratar la política con superficialidad y a la ligera y específicamente en América, hacer política de intriga o bajeza.


Politiquería es entonces un término derogativo de política, al cual entendemos como el arte del ordenamiento ciudadano, de la disciplina social y del gobierno dentro de un proyecto mancomunado. Para los griegos, que la llamaban politikos, era el arte del gobierno de la ciudad que en griego es Polis.

Desde esta perspectiva, tenemos que el término politiquería es bastante preciso y parte del concepto ideal de política como aquello que no alcanza a expresarlo. Por lo general, politiquería se asocia con corrupción política, pero no siempre tiene que ver con la corrupción.

Un politiquero es aquel individuo …

Ricos,Comunistas.

La eterna pregunta, ¿puede alguien de izquierdas ser rico? Evidentemente es algo que la hipocrecia izquierdista usa para justificar que sus líderes o referentes mediáticos estén podridos en billetes,  aunque simplemente forma parte de la hipocresía izquierdista en la que su buenísimo les lleva a desear una sociedad socialista para todo el mundo mientras ellos disfrutan del capitalismo, ese sistema que les ha permitido pertenecer a una clase superior y tener la cuenta bancaria con varios ceros en su haber.
Todo esto extrapolado a nuestros días no ha dejado de ser similar. Partiendo de la base de que para un comunista la existencia de pobres se debe al mal reparto de la riqueza debido a su concentración en unos pocos, es decir, a la existencia de ricos, resulta curioso que precisamente todos aquellos líderes que pregonan el marxismo allá por donde pisan estén bañados en billetes. Por ejemplo, el ex dictador líder de la revolución cubana, Fidel Castro, fue uno de los hombres más ricos del…