Ir al contenido principal

Manipular a los Artistas.

¿Qué pierde la sociedad cuando las empresas utilizan su poder como anunciantes para intervenir en los procesos creativos de los artistas a los que habían prometido apoyar? Esa pregunta, que ha tenido vigencia a lo largo de la historia por la necesaria relación entre el arte y la empresa privada que ayuda a la sostenibilidad de los proyectos creativos y que, por cierto, también se aplica en el periodismo, revivió en Estados Unidos hace un par de semanas, con ocasión de la puesta en escena de una versión moderna de Julio César, la obra de William Shakespeare. ¿El motivo de la discordia? Que el personaje del César es interpretado por un actor vestido de manera muy similar al presidente Donald Trump. Esta es una oportunidad para discutir un tipo particular de censura que es muy difícil de combatir.

En el verano neoyorquino es ya tradicional realizar un festival de teatro conocido como Shakespeare en el Parque. Múltiples compañías teatrales se encargan de dar vida a las comedias y tragedias clásicas del dramaturgo inglés. Entre ellas, Julio César, una obra política, es habitual. Incentivadas no en menor medida por la importancia del festival y las buenas impresiones que causa en quienes lo disfrutan, muchas empresas privadas aprovechan para suscribir contratos de promoción que ayudan a los organizadores a financiar el evento. El cálculo es simple: es buen negocio que a una marca la asocien con ser promotora del buen teatro, y la afluencia constante del público al festival les da bastante exposición a las empresas, que es lo que busca cualquier inversión en publicidad.
Sin embargo, este año hubo un escándalo por la decisión de una compañía teatral de montar una versión de Julio César con Donald Trump en el papel del César. Como al personaje en la versión original de Shakespeare lo degüellan, varias personas protestaron diciendo que se estaba haciendo una apología al asesinato del presidente Trump. La polémica no ocurre en un vacío: la polarización de ese país tiene las tensiones culturales al rojo vivo. (Hace poco la comediante Kathy Griffin tuvo que pedir disculpas por haber aparecido en una imagen con lo que parecía ser la cabeza degollada de Donald Trump). Ante la presión, Bank of America y la aerolínea Delta, dos de los patrocinadores del festival, denunciaron públicamente la obra y anunciaron que retiraban su financiación. Lamentable.
Lo más llamativo de la decisión fueron los comunicados de las empresas. Dijeron que se cruzó la línea del “mal gusto”, que no pueden asociarse con tan deplorable representación y que sus valores corporativos son distintos, aunque siguen comprometidos con el arte (sólo que no este arte en particular). No deja de ser curiosa esta declaratoria de indignación, especialmente de parte de Delta, que financió sin reparos una representación de Julio César en el 2012 en la que un actor vestido como Barack Obama estaba en el papel del César. Por cierto: a lo largo y ancho de Estados Unidos es común que se monten versiones de Julio César con el presidente de turno.
El mensaje que se envía es perverso: si el arte no se ajusta a lo que nosotros definamos como “buen gusto”, entonces vamos a quitar la financiación. Nos dirán, con razón, que las empresas pueden hacer con su dinero lo que consideren más pertinente, pero eso es perder el punto. Hay una hipocresía de por medio en empresas que se vanaglorian de respaldar el arte y las libertades creativas, pero que aprovechan su músculo financiero para coartar a los artistas. Y es que esto no es cuestión de caridad: poder llegar a esos públicos gracias a las obras que financian genera réditos económicos.
Lo mismo, por cierto, ocurre a menudo en Uruguay, donde los anunciantes hacen sentir su peso cuando algún producto los incomoda. Eso no tiene otra palabra: es censura. Indirecta, sí. Difícil de sancionar, también. Pero, por eso mismo, más grave aún.
Los ciudadanos deberían empezar a tener conciencia de esos procesos y castigar a las empresas que tengan discursos ambivalentes. Y, por su parte, las empresas harían bien en percatarse de la importancia de apoyar sin reparos los procesos creativos. El arte libre es algo con lo que vale la pena ser asociado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA INSEGURIDAD ES UN NEGOCIO MONTADO Y DEFENDIDO EN LAS CALLES.

Hace poco más de un mes, varios activistas sociales que trabajan en asentamientos me conmovieron con la afirmación  que alertaba sobre una realidad que los activistas que trabajan en los asentamientos vienen denunciando desde hace años: la droga, en los asentamientos, está despenalizada de hecho. Este comentario, ciertamente más valioso y real que los diagnósticos oficiales que realizan algunos funcionarios desde sus despachos, pone los puntos sobre las íes en el tema que más preocupa por estos días a los uruguayos: la inseguridad.
"El problema no es el asentamiento, sino el narcotráfico".El problema es que el asentamiento funciona como una zona liberada donde se pueden portar o consumir drogas sin que intervenga la fuerza pública. El problema es que el asentamiento es un espacio seguro para los traficantes, que saben que el Estado, no entra en el asentamiento. Y tienen razón. Los asentamientos son, en realidad, el territorio sometido por los narcotraficantes, que, con abso…

El Otro Foucault.

El Otro Foucault. En su muerte en 1984, Michel Foucault dejó una carta indicando que no quería saber nada de publicaciones póstumas de su obra. Debería haber sabido mejor: El hambre de una mayor clarificación y elaboración de posiciones del maestro podría resultar irresistible. También lo ha sido el flujo de publicaciones póstumas, el más esperado de los cuales han sido la docena de compilaciones de extensión de un libro de sus conferencias anuales en el Collège de France, que comenzó a aparecer en la traducción Inglés en 2003.
La forma de Foucault de su trayectoria intelectual ya era polémica durante su vida. Los lectores preguntaron, por ejemplo, si su difunto a su vez de la ética del autocuidado era una traición a su anterior profecía que el concepto de “hombre” estaba destinado a desaparecer. ¿Cómo podía distinguir entre el bien y el mal en las acciones humanas sin un compromiso con uno mismo y el ser humano? Al analizar la obra del maestro no se puede pretender que sus respuestas s…

¿Dónde están los niños?

Este título puede parecer impactante a primera vista, pero ¿acaso no lo es más que los arqueólogos hayan ignorado esta pregunta? Es decir, creemos poder decir –sin que por ello nadie se sienta ofendido- que durante generaciones hemos obviado a un sector de población no sólo numeroso, sino a un grupo en el que radica la supervivencia del grupo y de su cultura misma, ya que es en el mantenimiento y educación de la infancia en dónde debemos buscar la continuidad o el cambio social.
La respuesta a nuestra pregunta inicial hemos creído encontrarla –una vez más- en dos hechos: Primero, un sesgo propio de la construcción histórica. O dicho de otra forma, la historia ha sido escrita por y para hombres, estudiando tan sólo la esfera pública considerada como superior y resueltamente irreconciliable con la privada o doméstica, haciendo excepciones en lo que atañe a biografías y los relatos de cortes. Segundo, la trasposición de valores, e incluso sentimientos, actuales-occidentales a las socied…