Ir al contenido principal

Luces y Sombras de los Gobiernos.

Winston Churchill, estadista inglés que jugó un papel fundamental en la victoria de los aliados contra Alemania en la Segunda Guerra Mundial, dijo una vez que la democracia era un sistema de gobierno bastante imperfecto pero que era el mejor del que disponíamos. Consuelo bastante sobrio pero exacto.



Ríos de tinta se han vertido para defender y en buena medida criticar la democracia. Pese a todo, hasta ahora parece ser el sistema político que mejor interpreta el concepto de la representatividad de la mayoría de la gente en los gobiernos.


La historia reciente sin embargo, y puntualmente en nuestra América latina, muestra la parte más endeble del modelo y que está ilustrada en la cita que encabeza esta nota. Gobernantes iluminados ellos mismos por el convencimiento de que representan el mejor y único camino para su pueblo, buscan modificar las leyes para permitirse gobernar dos, tres y hasta indefinidas veces.


Tal continuidad tendría alguna legitimidad, si cabe, en el caso de que la voluntad de la mayoría sea ejercida en la libre discusión de ideas y proyectos políticos, funcione una economía relativamente justa y eficiente y haya efectiva participación de todas las voces en el debate público.


Pero no siempre es así. La mayoría de votos es siempre obtenida por manejos  en la gestión de la publicidad electoral y por un inmenso desembolso de recursos para solventar planes de ayuda social cuyo objetivo se distancia de la adecuada asistencia a los más desvalidos; en la práctica busca la fidelidad de un sector importante de la población que “paga” con sus votos los beneficios obtenidos.


Hay una enorme diferencia entre bienestar social y demagogia. Es imperativo que el Estado cuide de los sectores realmente desvalidos del país. Pero financiar votos con un gigantesco gasto público no hace más que erosionar la fortaleza de la economía, fomentar la dependencia de las instituciones del Estado y amparar bolsones de corrupción. 


El fondo está claro: permanecer en el poder. Las razones están a la vista en nuestra historia continental reciente. Lejos ha quedado el concepto de servicio público. Poder, control y enriquecimiento han tomado su lugar y en no pocos casos el sistema se ha convertido en una inquietante dictadura “democrática”.

El panorama parece bastante desalentador pero en la historia siempre hay lugar para la esperanza de mejorar efectivamente los días de la gente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Otro Foucault.

El Otro Foucault. En su muerte en 1984, Michel Foucault dejó una carta indicando que no quería saber nada de publicaciones póstumas de su obra. Debería haber sabido mejor: El hambre de una mayor clarificación y elaboración de posiciones del maestro podría resultar irresistible. También lo ha sido el flujo de publicaciones póstumas, el más esperado de los cuales han sido la docena de compilaciones de extensión de un libro de sus conferencias anuales en el Collège de France, que comenzó a aparecer en la traducción Inglés en 2003.
La forma de Foucault de su trayectoria intelectual ya era polémica durante su vida. Los lectores preguntaron, por ejemplo, si su difunto a su vez de la ética del autocuidado era una traición a su anterior profecía que el concepto de “hombre” estaba destinado a desaparecer. ¿Cómo podía distinguir entre el bien y el mal en las acciones humanas sin un compromiso con uno mismo y el ser humano? Al analizar la obra del maestro no se puede pretender que sus respuestas s…

EL TURISMO Y LA CULTURA

El Turismo y La Cultura.      
Un punto de partida fundamental para la construcción de lo que llamamos turismo cultural, es el hecho que la cultura, independientemente de cómo se interprete, es anterior a las estructuras económicas o políticas. La incorporación del tema cultural no como factor o área específica de la vida social dedicada exclusivamente a los asuntos patrimoniales o artísticos, sino constitutivo del ser, del devenir histórico de los pueblos debe, en principio asumirse como asunto de interés público y político que haga del recurso cultural un catalizador de los procesos de desarrollo.


Turismo y cultura son interdependientes, lo cual reclama una ubicación equilibrada en la cual el turismo no sea percibido como la panacea a los problemas del subdesarrollo y tampoco como amenaza destructora que pone en peligro el patrimonio y la identidad de los pueblos. La cultura es el contexto general en que se desarrolla la actividad turística, en cualquier clase de turismo que se real…

MALDITOS TONTOS.!!!!!

La mayor preocupación en los medios esta semana en relación con el escándalo desatado tras conocerse que la empresa Cambridge Analytica había burlado la seguridad de Facebook, no se centraba tanto en las 50 millones de cuentas que fueron vulneradas ni tampoco en los dueños de esas cuentas, quienes quizá nunca sabrán que sus likes sirvieron al triunfo de Trump. El punto, en cambio, se centró en la confianza. De ella dependen las empresas que cotizan en bolsa. Fue por eso que Zuckerberg dio tan rápidamente la cara: "Cometimos errores y los tenemos que arreglar"; palabras que han bastado para evitar una desbandada de usuarios y, de paso, frenar la caída bursátil.
Queda por resolver el tema político, pues desde hace dos años Facebook viene enfrentando problemas en su sistema de seguridad. El primero fue la trama rusa en las elecciones de 2016. Los rusos pusieron a circular bulos y noticias falsas a través de esta red, una propaganda que llegó a unas 126 millones de personas. En a…