Ir al contenido principal

La oposición.

Qué hace la oposición? ¿Cuál debe ser su discurso? Circulan muchas preguntas al respecto; si hubiese una posición clara, unos la aplaudirían, otros la criticarían pero no habría preguntas. Aclaro que la oposición a los efectos prácticos es el Partido Nacional.

Para opinar sobre lo que debe ser la postura de la oposición hay que empezar por tener claro qué es lo que pasa en el país. Omitiendo circunloquios, en el país se han instalado tres crisis: una crisis económica, una crisis política y una crisis institucional.
La crisis económica deriva del derrumbe de los precios internacionales de nuestros bienes exportables y del descalabro de los países vecinos. Implica menores ingresos en los agentes económicos y sus dependientes y menos recaudación para el estado (y sus dependientes). Como en el Uruguay la economía gira más en torno al estado que a los agentes económicos privados, la discusión del Presupuesto Nacional se ha convertido en una rebatiña desaforada. De allí sale la crisis política.
La crisis política se genera porque el gobierno perdió el sustento político de su partido, el Frente Amplio, y el de la filial sindical de este. El gobierno quedó sin el respaldo imprescindible para manejar con rigor las duras medidas que la crisis económica demanda. En el momento de abrirse la discusión parlamentaria del Presupuesto (que es el verdadero plan de gobierno), el Poder Ejecutivo no solamente ha quedado solo sino abiertamente desafiado por su propia base de sustentación política. El período de gobierno recién comienza, faltan tres años: esto constituye una crisis política seria.
En lo institucional también se ha abierto un problema. Las crisis institucionales rara vez se producen de golpe; generalmente son un proceso de desgaste: infidelidades crecientes y merma de la vergüenza. Grosso modo crisis institucional quiere decir que ya no manda quien está legitimado para hacerlo y empiezan a mandar otros en base a meter pechera. En estas situaciones las tensiones de la sociedad no se canalizan ni se zanjan dentro de los ámbitos institucionales sino afuera (sea en la calle, sea en los cuarteles, a los efectos es lo mismo).
Esta es la situación del país. ¿Qué debe hacer o decir la oposición? Las respuestas simples son dos: una es ponerse del lado del gobierno, la otra ponerse en contra. No. El país enfrenta una situación difícil que no esperaba; lo primero que debe hacer la oposición es concebir y difundir un discurso íntegro y minucioso para que la gente entienda lo que está pasando en los tres niveles mencionados. Debe ser un discurso para la gente, no para el gobierno.
Para la crisis económica un discurso de austeridad, de fortaleza para enfrentar la adversidad y, a la vez, de vigilancia estricta para que lo poco que hay no sea acaparado por los más fuertes o los que gritan más. Para la crisis política una reivindicación de los partidos políticos y del Parlamento, como agentes naturales unos y como ámbito privilegiado el otro, para encarar todos los problemas de la nación. Y para la crisis institucional el discurso que corresponde a los defensores de las leyes: estamos en contra de la horda y a favor del funcionamiento institucional al detalle. Si generar este discurso y difundirlo llevase dos años sería el tiempo justo que se necesita para llegar bien al momento en que se van a poder ofrecer soluciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Amigo de mi Viejo el querido PISTOLA MARSICANO

Daniel Marsicano se llamaba, pero si no digo el "Pistola"... me suena ajeno. Justo él, a quien nada de lo humano le parecía ajeno. Una vida digna de ser llevada al cine y seguramente todo parecería poco. Porque si algo hizo el "Pistola" fue vivir.

Como cuando se vino desde su Italia natal, escondido en un barco con destino a Montevideo. Y tenía tan solo 8 años... Los marineros lo encontraron una noche tratando de robar algo de comida y lo adoptaron como un tripulante más. Al bajar en el puerto, el "Pistola" consiguió trabajo y un lugar para dormir en un almacén de ultramarinos de la Ciudad Vieja.
Al poco tiempo puteó al "tano" dueño de la tienda y se fue a vivir a la calle. Lustra botas por un tiempo, hasta que se hizo "canillita", su verdadero oficio. "Diarios... diarios... salió El Tiempo y La Tribuna... El Popular, el diario de la clase obrera" gritaba el "Pistola" en la esquina de Agraciada y Capurro. Ahí comenzó a ser un …

RAUL SENDIC EL POLITIQUERO

A propósito de los líos de Raulito, la Politiquería es un término de uso común en Uruguay y de manera menos frecuente en otros países hispanoamericanos. La Real Academia Española (RAE) define politiquería como la acción de politiquear, es decir, intervenir en política, tratar la política con superficialidad y a la ligera y específicamente en América, hacer política de intriga o bajeza.


Politiquería es entonces un término derogativo de política, al cual entendemos como el arte del ordenamiento ciudadano, de la disciplina social y del gobierno dentro de un proyecto mancomunado. Para los griegos, que la llamaban politikos, era el arte del gobierno de la ciudad que en griego es Polis.

Desde esta perspectiva, tenemos que el término politiquería es bastante preciso y parte del concepto ideal de política como aquello que no alcanza a expresarlo. Por lo general, politiquería se asocia con corrupción política, pero no siempre tiene que ver con la corrupción.

Un politiquero es aquel individuo …

Ricos,Comunistas.

La eterna pregunta, ¿puede alguien de izquierdas ser rico? Evidentemente es algo que la hipocrecia izquierdista usa para justificar que sus líderes o referentes mediáticos estén podridos en billetes,  aunque simplemente forma parte de la hipocresía izquierdista en la que su buenísimo les lleva a desear una sociedad socialista para todo el mundo mientras ellos disfrutan del capitalismo, ese sistema que les ha permitido pertenecer a una clase superior y tener la cuenta bancaria con varios ceros en su haber.
Todo esto extrapolado a nuestros días no ha dejado de ser similar. Partiendo de la base de que para un comunista la existencia de pobres se debe al mal reparto de la riqueza debido a su concentración en unos pocos, es decir, a la existencia de ricos, resulta curioso que precisamente todos aquellos líderes que pregonan el marxismo allá por donde pisan estén bañados en billetes. Por ejemplo, el ex dictador líder de la revolución cubana, Fidel Castro, fue uno de los hombres más ricos del…