Ir al contenido principal

La oposición.

Qué hace la oposición? ¿Cuál debe ser su discurso? Circulan muchas preguntas al respecto; si hubiese una posición clara, unos la aplaudirían, otros la criticarían pero no habría preguntas. Aclaro que la oposición a los efectos prácticos es el Partido Nacional.

Para opinar sobre lo que debe ser la postura de la oposición hay que empezar por tener claro qué es lo que pasa en el país. Omitiendo circunloquios, en el país se han instalado tres crisis: una crisis económica, una crisis política y una crisis institucional.
La crisis económica deriva del derrumbe de los precios internacionales de nuestros bienes exportables y del descalabro de los países vecinos. Implica menores ingresos en los agentes económicos y sus dependientes y menos recaudación para el estado (y sus dependientes). Como en el Uruguay la economía gira más en torno al estado que a los agentes económicos privados, la discusión del Presupuesto Nacional se ha convertido en una rebatiña desaforada. De allí sale la crisis política.
La crisis política se genera porque el gobierno perdió el sustento político de su partido, el Frente Amplio, y el de la filial sindical de este. El gobierno quedó sin el respaldo imprescindible para manejar con rigor las duras medidas que la crisis económica demanda. En el momento de abrirse la discusión parlamentaria del Presupuesto (que es el verdadero plan de gobierno), el Poder Ejecutivo no solamente ha quedado solo sino abiertamente desafiado por su propia base de sustentación política. El período de gobierno recién comienza, faltan tres años: esto constituye una crisis política seria.
En lo institucional también se ha abierto un problema. Las crisis institucionales rara vez se producen de golpe; generalmente son un proceso de desgaste: infidelidades crecientes y merma de la vergüenza. Grosso modo crisis institucional quiere decir que ya no manda quien está legitimado para hacerlo y empiezan a mandar otros en base a meter pechera. En estas situaciones las tensiones de la sociedad no se canalizan ni se zanjan dentro de los ámbitos institucionales sino afuera (sea en la calle, sea en los cuarteles, a los efectos es lo mismo).
Esta es la situación del país. ¿Qué debe hacer o decir la oposición? Las respuestas simples son dos: una es ponerse del lado del gobierno, la otra ponerse en contra. No. El país enfrenta una situación difícil que no esperaba; lo primero que debe hacer la oposición es concebir y difundir un discurso íntegro y minucioso para que la gente entienda lo que está pasando en los tres niveles mencionados. Debe ser un discurso para la gente, no para el gobierno.
Para la crisis económica un discurso de austeridad, de fortaleza para enfrentar la adversidad y, a la vez, de vigilancia estricta para que lo poco que hay no sea acaparado por los más fuertes o los que gritan más. Para la crisis política una reivindicación de los partidos políticos y del Parlamento, como agentes naturales unos y como ámbito privilegiado el otro, para encarar todos los problemas de la nación. Y para la crisis institucional el discurso que corresponde a los defensores de las leyes: estamos en contra de la horda y a favor del funcionamiento institucional al detalle. Si generar este discurso y difundirlo llevase dos años sería el tiempo justo que se necesita para llegar bien al momento en que se van a poder ofrecer soluciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA INSEGURIDAD ES UN NEGOCIO MONTADO Y DEFENDIDO EN LAS CALLES.

Hace poco más de un mes, varios activistas sociales que trabajan en asentamientos me conmovieron con la afirmación  que alertaba sobre una realidad que los activistas que trabajan en los asentamientos vienen denunciando desde hace años: la droga, en los asentamientos, está despenalizada de hecho. Este comentario, ciertamente más valioso y real que los diagnósticos oficiales que realizan algunos funcionarios desde sus despachos, pone los puntos sobre las íes en el tema que más preocupa por estos días a los uruguayos: la inseguridad.
"El problema no es el asentamiento, sino el narcotráfico".El problema es que el asentamiento funciona como una zona liberada donde se pueden portar o consumir drogas sin que intervenga la fuerza pública. El problema es que el asentamiento es un espacio seguro para los traficantes, que saben que el Estado, no entra en el asentamiento. Y tienen razón. Los asentamientos son, en realidad, el territorio sometido por los narcotraficantes, que, con abso…

El Otro Foucault.

El Otro Foucault. En su muerte en 1984, Michel Foucault dejó una carta indicando que no quería saber nada de publicaciones póstumas de su obra. Debería haber sabido mejor: El hambre de una mayor clarificación y elaboración de posiciones del maestro podría resultar irresistible. También lo ha sido el flujo de publicaciones póstumas, el más esperado de los cuales han sido la docena de compilaciones de extensión de un libro de sus conferencias anuales en el Collège de France, que comenzó a aparecer en la traducción Inglés en 2003.
La forma de Foucault de su trayectoria intelectual ya era polémica durante su vida. Los lectores preguntaron, por ejemplo, si su difunto a su vez de la ética del autocuidado era una traición a su anterior profecía que el concepto de “hombre” estaba destinado a desaparecer. ¿Cómo podía distinguir entre el bien y el mal en las acciones humanas sin un compromiso con uno mismo y el ser humano? Al analizar la obra del maestro no se puede pretender que sus respuestas s…

¿Dónde están los niños?

Este título puede parecer impactante a primera vista, pero ¿acaso no lo es más que los arqueólogos hayan ignorado esta pregunta? Es decir, creemos poder decir –sin que por ello nadie se sienta ofendido- que durante generaciones hemos obviado a un sector de población no sólo numeroso, sino a un grupo en el que radica la supervivencia del grupo y de su cultura misma, ya que es en el mantenimiento y educación de la infancia en dónde debemos buscar la continuidad o el cambio social.
La respuesta a nuestra pregunta inicial hemos creído encontrarla –una vez más- en dos hechos: Primero, un sesgo propio de la construcción histórica. O dicho de otra forma, la historia ha sido escrita por y para hombres, estudiando tan sólo la esfera pública considerada como superior y resueltamente irreconciliable con la privada o doméstica, haciendo excepciones en lo que atañe a biografías y los relatos de cortes. Segundo, la trasposición de valores, e incluso sentimientos, actuales-occidentales a las socied…