Ir al contenido principal

El Humor Contra la Violencia.

La cultura está constituida en esencia por un cúmulo de creencias y valoraciones respecto de la vida. Estimaciones que los miembros de una sociedad han construido a lo largo del tiempo de acuerdo con sus experiencias vitales y a través de las cuales ven y sienten la vida.

Una de las creencias dominantes en la cultura del Sudamericana es que la muerte representa el final. “El que se murió, se jodió”, vociferó alguna vez el refranero popular.  Aquí por estos lares la vida es un carnaval que da muchas vueltas y el que no la goza es un tarado. Se trata de una visión del mundo en la que la muerte no merece ser honrada. Todo lo contrario: se le profana.
Nuestra cultura, donde el lenguaje es ya una fiesta, venera la vida. Sus hablantes utilizan las palabras más para divertirse que para comunicar. Este lenguaje carnavaliza las relaciones sociales y desentroniza la solemnidad, propiciando el acercamiento y la familiaridad. La familiaridad se traduce en los términos de la aproximación entre los seres humanos. Lo ampuloso, lo distante y lo solemne se derrumban en la risa carnavalesca. Lo formal no tiene cabida. Este lenguaje desenmascara.
La visión del mundo de los habitantes de Uruguay tiene una motivación original. Resulta de un modo particular de asumir la realidad, ocasionado por la incubación de una cultura híbrida. Las cosas más sobrenaturales se cuentan con una seriedad extraordinaria. Lo real maravilloso se conecta con el humor porque este consiste en una reconceptualización. La esencia del humor se fundamenta en la creación de una visión inusitada de los conceptos.
El humor constituye un antídoto contra la violencia. Gracias al humor sobrellevamos la ultima dictadura civico militar.
El humor es una condición inherente al ser humano, pero existen sociedades más humorísticas que otras en obediencia a la visión cultural. Las sociedades ligadas al humor vinculan en sus relaciones sociales la imaginación. El humor en sí puede verse como un estímulo de la imaginación a través del lenguaje. De ahí que las sociedades racionalistas no entienden nuestras metáforas e ironías. Porque la lógica del humor no se encuentra en la razón sino en la imaginación. El humor desvanece el conflicto. Flexibiliza.
Todo indica que la violencia es un estado de las relaciones sociales que no tiene más allá. Es el tope hasta donde llega aquel lenguaje seco que carece de la lúdica de las metáforas y analogías. Sucede cuando ya en el acto comunicativo no hay opción: es el fin de la racionalidad. Dicho en otras palabras, la violencia surge cuando se interrumpe la comunicación. En el humor se redefinen las categorías mentales de la sociedad y las palabras adquieren reasignaciones semánticas gracias a la prosodia y la retórica, a las analogías. Los uruguayos son analógicos, metafóricos, lúdicos. La democracia y la inclusión del otro suceden con mayor vigor en el escenario del humor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Otro Foucault.

El Otro Foucault. En su muerte en 1984, Michel Foucault dejó una carta indicando que no quería saber nada de publicaciones póstumas de su obra. Debería haber sabido mejor: El hambre de una mayor clarificación y elaboración de posiciones del maestro podría resultar irresistible. También lo ha sido el flujo de publicaciones póstumas, el más esperado de los cuales han sido la docena de compilaciones de extensión de un libro de sus conferencias anuales en el Collège de France, que comenzó a aparecer en la traducción Inglés en 2003.
La forma de Foucault de su trayectoria intelectual ya era polémica durante su vida. Los lectores preguntaron, por ejemplo, si su difunto a su vez de la ética del autocuidado era una traición a su anterior profecía que el concepto de “hombre” estaba destinado a desaparecer. ¿Cómo podía distinguir entre el bien y el mal en las acciones humanas sin un compromiso con uno mismo y el ser humano? Al analizar la obra del maestro no se puede pretender que sus respuestas s…

EL TURISMO Y LA CULTURA

El Turismo y La Cultura.      
Un punto de partida fundamental para la construcción de lo que llamamos turismo cultural, es el hecho que la cultura, independientemente de cómo se interprete, es anterior a las estructuras económicas o políticas. La incorporación del tema cultural no como factor o área específica de la vida social dedicada exclusivamente a los asuntos patrimoniales o artísticos, sino constitutivo del ser, del devenir histórico de los pueblos debe, en principio asumirse como asunto de interés público y político que haga del recurso cultural un catalizador de los procesos de desarrollo.


Turismo y cultura son interdependientes, lo cual reclama una ubicación equilibrada en la cual el turismo no sea percibido como la panacea a los problemas del subdesarrollo y tampoco como amenaza destructora que pone en peligro el patrimonio y la identidad de los pueblos. La cultura es el contexto general en que se desarrolla la actividad turística, en cualquier clase de turismo que se real…

MALDITOS TONTOS.!!!!!

La mayor preocupación en los medios esta semana en relación con el escándalo desatado tras conocerse que la empresa Cambridge Analytica había burlado la seguridad de Facebook, no se centraba tanto en las 50 millones de cuentas que fueron vulneradas ni tampoco en los dueños de esas cuentas, quienes quizá nunca sabrán que sus likes sirvieron al triunfo de Trump. El punto, en cambio, se centró en la confianza. De ella dependen las empresas que cotizan en bolsa. Fue por eso que Zuckerberg dio tan rápidamente la cara: "Cometimos errores y los tenemos que arreglar"; palabras que han bastado para evitar una desbandada de usuarios y, de paso, frenar la caída bursátil.
Queda por resolver el tema político, pues desde hace dos años Facebook viene enfrentando problemas en su sistema de seguridad. El primero fue la trama rusa en las elecciones de 2016. Los rusos pusieron a circular bulos y noticias falsas a través de esta red, una propaganda que llegó a unas 126 millones de personas. En a…