Ir al contenido principal

El Humor Contra la Violencia.

La cultura está constituida en esencia por un cúmulo de creencias y valoraciones respecto de la vida. Estimaciones que los miembros de una sociedad han construido a lo largo del tiempo de acuerdo con sus experiencias vitales y a través de las cuales ven y sienten la vida.

Una de las creencias dominantes en la cultura del Sudamericana es que la muerte representa el final. “El que se murió, se jodió”, vociferó alguna vez el refranero popular.  Aquí por estos lares la vida es un carnaval que da muchas vueltas y el que no la goza es un tarado. Se trata de una visión del mundo en la que la muerte no merece ser honrada. Todo lo contrario: se le profana.
Nuestra cultura, donde el lenguaje es ya una fiesta, venera la vida. Sus hablantes utilizan las palabras más para divertirse que para comunicar. Este lenguaje carnavaliza las relaciones sociales y desentroniza la solemnidad, propiciando el acercamiento y la familiaridad. La familiaridad se traduce en los términos de la aproximación entre los seres humanos. Lo ampuloso, lo distante y lo solemne se derrumban en la risa carnavalesca. Lo formal no tiene cabida. Este lenguaje desenmascara.
La visión del mundo de los habitantes de Uruguay tiene una motivación original. Resulta de un modo particular de asumir la realidad, ocasionado por la incubación de una cultura híbrida. Las cosas más sobrenaturales se cuentan con una seriedad extraordinaria. Lo real maravilloso se conecta con el humor porque este consiste en una reconceptualización. La esencia del humor se fundamenta en la creación de una visión inusitada de los conceptos.
El humor constituye un antídoto contra la violencia. Gracias al humor sobrellevamos la ultima dictadura civico militar.
El humor es una condición inherente al ser humano, pero existen sociedades más humorísticas que otras en obediencia a la visión cultural. Las sociedades ligadas al humor vinculan en sus relaciones sociales la imaginación. El humor en sí puede verse como un estímulo de la imaginación a través del lenguaje. De ahí que las sociedades racionalistas no entienden nuestras metáforas e ironías. Porque la lógica del humor no se encuentra en la razón sino en la imaginación. El humor desvanece el conflicto. Flexibiliza.
Todo indica que la violencia es un estado de las relaciones sociales que no tiene más allá. Es el tope hasta donde llega aquel lenguaje seco que carece de la lúdica de las metáforas y analogías. Sucede cuando ya en el acto comunicativo no hay opción: es el fin de la racionalidad. Dicho en otras palabras, la violencia surge cuando se interrumpe la comunicación. En el humor se redefinen las categorías mentales de la sociedad y las palabras adquieren reasignaciones semánticas gracias a la prosodia y la retórica, a las analogías. Los uruguayos son analógicos, metafóricos, lúdicos. La democracia y la inclusión del otro suceden con mayor vigor en el escenario del humor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Amigo de mi Viejo el querido PISTOLA MARSICANO

Daniel Marsicano se llamaba, pero si no digo el "Pistola"... me suena ajeno. Justo él, a quien nada de lo humano le parecía ajeno. Una vida digna de ser llevada al cine y seguramente todo parecería poco. Porque si algo hizo el "Pistola" fue vivir.

Como cuando se vino desde su Italia natal, escondido en un barco con destino a Montevideo. Y tenía tan solo 8 años... Los marineros lo encontraron una noche tratando de robar algo de comida y lo adoptaron como un tripulante más. Al bajar en el puerto, el "Pistola" consiguió trabajo y un lugar para dormir en un almacén de ultramarinos de la Ciudad Vieja.
Al poco tiempo puteó al "tano" dueño de la tienda y se fue a vivir a la calle. Lustra botas por un tiempo, hasta que se hizo "canillita", su verdadero oficio. "Diarios... diarios... salió El Tiempo y La Tribuna... El Popular, el diario de la clase obrera" gritaba el "Pistola" en la esquina de Agraciada y Capurro. Ahí comenzó a ser un …

RAUL SENDIC EL POLITIQUERO

A propósito de los líos de Raulito, la Politiquería es un término de uso común en Uruguay y de manera menos frecuente en otros países hispanoamericanos. La Real Academia Española (RAE) define politiquería como la acción de politiquear, es decir, intervenir en política, tratar la política con superficialidad y a la ligera y específicamente en América, hacer política de intriga o bajeza.


Politiquería es entonces un término derogativo de política, al cual entendemos como el arte del ordenamiento ciudadano, de la disciplina social y del gobierno dentro de un proyecto mancomunado. Para los griegos, que la llamaban politikos, era el arte del gobierno de la ciudad que en griego es Polis.

Desde esta perspectiva, tenemos que el término politiquería es bastante preciso y parte del concepto ideal de política como aquello que no alcanza a expresarlo. Por lo general, politiquería se asocia con corrupción política, pero no siempre tiene que ver con la corrupción.

Un politiquero es aquel individuo …

Ricos,Comunistas.

La eterna pregunta, ¿puede alguien de izquierdas ser rico? Evidentemente es algo que la hipocrecia izquierdista usa para justificar que sus líderes o referentes mediáticos estén podridos en billetes,  aunque simplemente forma parte de la hipocresía izquierdista en la que su buenísimo les lleva a desear una sociedad socialista para todo el mundo mientras ellos disfrutan del capitalismo, ese sistema que les ha permitido pertenecer a una clase superior y tener la cuenta bancaria con varios ceros en su haber.
Todo esto extrapolado a nuestros días no ha dejado de ser similar. Partiendo de la base de que para un comunista la existencia de pobres se debe al mal reparto de la riqueza debido a su concentración en unos pocos, es decir, a la existencia de ricos, resulta curioso que precisamente todos aquellos líderes que pregonan el marxismo allá por donde pisan estén bañados en billetes. Por ejemplo, el ex dictador líder de la revolución cubana, Fidel Castro, fue uno de los hombres más ricos del…