Ir al contenido principal

El Humor Contra la Violencia.

La cultura está constituida en esencia por un cúmulo de creencias y valoraciones respecto de la vida. Estimaciones que los miembros de una sociedad han construido a lo largo del tiempo de acuerdo con sus experiencias vitales y a través de las cuales ven y sienten la vida.

Una de las creencias dominantes en la cultura del Sudamericana es que la muerte representa el final. “El que se murió, se jodió”, vociferó alguna vez el refranero popular.  Aquí por estos lares la vida es un carnaval que da muchas vueltas y el que no la goza es un tarado. Se trata de una visión del mundo en la que la muerte no merece ser honrada. Todo lo contrario: se le profana.
Nuestra cultura, donde el lenguaje es ya una fiesta, venera la vida. Sus hablantes utilizan las palabras más para divertirse que para comunicar. Este lenguaje carnavaliza las relaciones sociales y desentroniza la solemnidad, propiciando el acercamiento y la familiaridad. La familiaridad se traduce en los términos de la aproximación entre los seres humanos. Lo ampuloso, lo distante y lo solemne se derrumban en la risa carnavalesca. Lo formal no tiene cabida. Este lenguaje desenmascara.
La visión del mundo de los habitantes de Uruguay tiene una motivación original. Resulta de un modo particular de asumir la realidad, ocasionado por la incubación de una cultura híbrida. Las cosas más sobrenaturales se cuentan con una seriedad extraordinaria. Lo real maravilloso se conecta con el humor porque este consiste en una reconceptualización. La esencia del humor se fundamenta en la creación de una visión inusitada de los conceptos.
El humor constituye un antídoto contra la violencia. Gracias al humor sobrellevamos la ultima dictadura civico militar.
El humor es una condición inherente al ser humano, pero existen sociedades más humorísticas que otras en obediencia a la visión cultural. Las sociedades ligadas al humor vinculan en sus relaciones sociales la imaginación. El humor en sí puede verse como un estímulo de la imaginación a través del lenguaje. De ahí que las sociedades racionalistas no entienden nuestras metáforas e ironías. Porque la lógica del humor no se encuentra en la razón sino en la imaginación. El humor desvanece el conflicto. Flexibiliza.
Todo indica que la violencia es un estado de las relaciones sociales que no tiene más allá. Es el tope hasta donde llega aquel lenguaje seco que carece de la lúdica de las metáforas y analogías. Sucede cuando ya en el acto comunicativo no hay opción: es el fin de la racionalidad. Dicho en otras palabras, la violencia surge cuando se interrumpe la comunicación. En el humor se redefinen las categorías mentales de la sociedad y las palabras adquieren reasignaciones semánticas gracias a la prosodia y la retórica, a las analogías. Los uruguayos son analógicos, metafóricos, lúdicos. La democracia y la inclusión del otro suceden con mayor vigor en el escenario del humor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA INSEGURIDAD ES UN NEGOCIO MONTADO Y DEFENDIDO EN LAS CALLES.

Hace poco más de un mes, varios activistas sociales que trabajan en asentamientos me conmovieron con la afirmación  que alertaba sobre una realidad que los activistas que trabajan en los asentamientos vienen denunciando desde hace años: la droga, en los asentamientos, está despenalizada de hecho. Este comentario, ciertamente más valioso y real que los diagnósticos oficiales que realizan algunos funcionarios desde sus despachos, pone los puntos sobre las íes en el tema que más preocupa por estos días a los uruguayos: la inseguridad.
"El problema no es el asentamiento, sino el narcotráfico".El problema es que el asentamiento funciona como una zona liberada donde se pueden portar o consumir drogas sin que intervenga la fuerza pública. El problema es que el asentamiento es un espacio seguro para los traficantes, que saben que el Estado, no entra en el asentamiento. Y tienen razón. Los asentamientos son, en realidad, el territorio sometido por los narcotraficantes, que, con abso…

El Otro Foucault.

El Otro Foucault. En su muerte en 1984, Michel Foucault dejó una carta indicando que no quería saber nada de publicaciones póstumas de su obra. Debería haber sabido mejor: El hambre de una mayor clarificación y elaboración de posiciones del maestro podría resultar irresistible. También lo ha sido el flujo de publicaciones póstumas, el más esperado de los cuales han sido la docena de compilaciones de extensión de un libro de sus conferencias anuales en el Collège de France, que comenzó a aparecer en la traducción Inglés en 2003.
La forma de Foucault de su trayectoria intelectual ya era polémica durante su vida. Los lectores preguntaron, por ejemplo, si su difunto a su vez de la ética del autocuidado era una traición a su anterior profecía que el concepto de “hombre” estaba destinado a desaparecer. ¿Cómo podía distinguir entre el bien y el mal en las acciones humanas sin un compromiso con uno mismo y el ser humano? Al analizar la obra del maestro no se puede pretender que sus respuestas s…

¿Dónde están los niños?

Este título puede parecer impactante a primera vista, pero ¿acaso no lo es más que los arqueólogos hayan ignorado esta pregunta? Es decir, creemos poder decir –sin que por ello nadie se sienta ofendido- que durante generaciones hemos obviado a un sector de población no sólo numeroso, sino a un grupo en el que radica la supervivencia del grupo y de su cultura misma, ya que es en el mantenimiento y educación de la infancia en dónde debemos buscar la continuidad o el cambio social.
La respuesta a nuestra pregunta inicial hemos creído encontrarla –una vez más- en dos hechos: Primero, un sesgo propio de la construcción histórica. O dicho de otra forma, la historia ha sido escrita por y para hombres, estudiando tan sólo la esfera pública considerada como superior y resueltamente irreconciliable con la privada o doméstica, haciendo excepciones en lo que atañe a biografías y los relatos de cortes. Segundo, la trasposición de valores, e incluso sentimientos, actuales-occidentales a las socied…