Ir al contenido principal

Actitudes y valores de nuestros políticos.

Dado que la cultura es un conjunto específico de valores y creencias que orientan el comportamiento, de lo que se trata es de cómo cambiar ese comportamiento político, empujando a dichos actores hacia una nueva cultura basada en los valores de la democracia, que encamine hacia una forma superior de organización humana. Las actitudes nos dibujan, contoneándonos en que la voluntad, después de todo, significa un camino, más allá del optimismo de la inteligencia.

La sociedad está en crisis. Una crisis más allá del empleo, del endeudamiento, de la electricidad, de la delincuencia, de la violencia, de los feminicidios, del orden, de la disciplina. Es una crisis referencial que apaña en la crisis del comportamiento político por sus actitudes y sus valores. Una crisis de la elite política que se bosqueja en la hermosa frase de Benjamín Jowett que decía “El estadista ordinario es propenso a fallar en situaciones extraordinarias de crisis”. Es a lo que estamos asistiendo en los últimos 12 años.
¿Por qué los políticos nuestros se comportan como lo hacen desde la esfera ética, desde la perspectiva de los valores de la democracia?, ¿qué los hace creer que la participación del comportamiento electoral es el eje central en una sociedad y por qué son tan simbólicos en la visibilidad mediática y tan renuentes a la rendición de cuentas y el miedo a la transparencia? ¿Qué los hace creer que el poder es para adueñarse de los bienes públicos?
Las actitudes constituyen orientaciones adquiridas que se expresan de manera dinámica, relativamente estables y penetran y coadyuvan firmemente en el comportamiento político. Se adquieren en un proceso de socialización, en los distintos grupos donde interactuamos. La intensidad de las actitudes viene dada por el paraguas donde se cimentan los logros que las acciones de los entes políticos despliegan para alcanzar un objetivo.
Las actitudes cognitivas, afectivas y las valorativas actúan sincrónicamente en el caso de los actores políticos, para estar permanentemente en el cuadro de los dilemas éticos. Sus actitudes están tan alienadas que una verdad tratan de convertirla en una mentira y viceversa. Es lo que lo hace decir que son honorables cuando se sabe que no es así. Es lo que hace que digan que tienen honor y la mirada se le pierde al pronunciarla. Y es lo que hace que patinen sin patines para enlodarse en el fango de la historia. Hacen que sus acciones, con sus actitudes, mancillen el alma nacional constantemente.
¿Cuál es el contexto institucional y político en el que tiene lugar el comportamiento de los políticos de la sociedad uruguaya?
Las instituciones son el conjunto de reglas formales que guían y pautan el comportamiento de los individuos de una sociedad para satisfacer sus necesidades materiales y espirituales. Es obvio, que en el juego de la política obren los intereses y motivaciones que encaminen a sus actores. Sin embargo, esos intereses y motivaciones tienen que respetar, como un axioma, las normas sociales, culturales y políticas. Sus acciones individuales solo tienen sentido cuando gravitan y encuentran eco en la cooperación a través de la alineación de la acción colectiva.
El comportamiento político de los actores del sistema, a través de sus actitudes y valores, no coadyuvan a lo esencial de la democracia que es proporcionarle al sistema político legitimidad. La democracia solo puede desarrollarse a sí misma en el concierto de su propia legitimidad. De lo contrario, ella misma se niega y se vuelve añicos, cual si fuera un esperpento.
Dolorosos, son los valores en el comportamiento político de los actores uruguayos, al tener una concepción elitista de lo que es la democracia y la participación de los ciudadanos. Siguen creyendo, en su grado de exclusión, que debemos expresarnos solo a través de los partidos políticos y de las elecciones. Lo que estamos percibiendo es un aumento de la ideología de la intolerancia y por lo tanto, una ola miedo producido por el comportamiento político actual de hegemonía, de pensamiento único.
La eficacia política, como valor, no prima en el comportamiento político, en la cultura política nuestra, como espacio de identificación, de actitudes y valores. Es lo que hemos visto, como el punto de inflexión de un reflujo que destapa su cadena en un rostro amargo, lleno de muecas y de gestos que comienzan a no decirnos nada
La sombra de la oscuridad abre el telón y el mismo se cierra al no encontrar a nadie para conquistar y seducir! Desmitificar, develando ese comportamiento entre ser y no ser, entre la apariencia y lo real, entre la verdad y la conveniencia es el llamado para que no nos condicionen en una sociedad atrapada en el tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA INSEGURIDAD ES UN NEGOCIO MONTADO Y DEFENDIDO EN LAS CALLES.

Hace poco más de un mes, varios activistas sociales que trabajan en asentamientos me conmovieron con la afirmación  que alertaba sobre una realidad que los activistas que trabajan en los asentamientos vienen denunciando desde hace años: la droga, en los asentamientos, está despenalizada de hecho. Este comentario, ciertamente más valioso y real que los diagnósticos oficiales que realizan algunos funcionarios desde sus despachos, pone los puntos sobre las íes en el tema que más preocupa por estos días a los uruguayos: la inseguridad.
"El problema no es el asentamiento, sino el narcotráfico".El problema es que el asentamiento funciona como una zona liberada donde se pueden portar o consumir drogas sin que intervenga la fuerza pública. El problema es que el asentamiento es un espacio seguro para los traficantes, que saben que el Estado, no entra en el asentamiento. Y tienen razón. Los asentamientos son, en realidad, el territorio sometido por los narcotraficantes, que, con abso…

El Otro Foucault.

El Otro Foucault. En su muerte en 1984, Michel Foucault dejó una carta indicando que no quería saber nada de publicaciones póstumas de su obra. Debería haber sabido mejor: El hambre de una mayor clarificación y elaboración de posiciones del maestro podría resultar irresistible. También lo ha sido el flujo de publicaciones póstumas, el más esperado de los cuales han sido la docena de compilaciones de extensión de un libro de sus conferencias anuales en el Collège de France, que comenzó a aparecer en la traducción Inglés en 2003.
La forma de Foucault de su trayectoria intelectual ya era polémica durante su vida. Los lectores preguntaron, por ejemplo, si su difunto a su vez de la ética del autocuidado era una traición a su anterior profecía que el concepto de “hombre” estaba destinado a desaparecer. ¿Cómo podía distinguir entre el bien y el mal en las acciones humanas sin un compromiso con uno mismo y el ser humano? Al analizar la obra del maestro no se puede pretender que sus respuestas s…

¿Dónde están los niños?

Este título puede parecer impactante a primera vista, pero ¿acaso no lo es más que los arqueólogos hayan ignorado esta pregunta? Es decir, creemos poder decir –sin que por ello nadie se sienta ofendido- que durante generaciones hemos obviado a un sector de población no sólo numeroso, sino a un grupo en el que radica la supervivencia del grupo y de su cultura misma, ya que es en el mantenimiento y educación de la infancia en dónde debemos buscar la continuidad o el cambio social.
La respuesta a nuestra pregunta inicial hemos creído encontrarla –una vez más- en dos hechos: Primero, un sesgo propio de la construcción histórica. O dicho de otra forma, la historia ha sido escrita por y para hombres, estudiando tan sólo la esfera pública considerada como superior y resueltamente irreconciliable con la privada o doméstica, haciendo excepciones en lo que atañe a biografías y los relatos de cortes. Segundo, la trasposición de valores, e incluso sentimientos, actuales-occidentales a las socied…