Ir al contenido principal

Actitudes y valores de nuestros políticos.

Dado que la cultura es un conjunto específico de valores y creencias que orientan el comportamiento, de lo que se trata es de cómo cambiar ese comportamiento político, empujando a dichos actores hacia una nueva cultura basada en los valores de la democracia, que encamine hacia una forma superior de organización humana. Las actitudes nos dibujan, contoneándonos en que la voluntad, después de todo, significa un camino, más allá del optimismo de la inteligencia.

La sociedad está en crisis. Una crisis más allá del empleo, del endeudamiento, de la electricidad, de la delincuencia, de la violencia, de los feminicidios, del orden, de la disciplina. Es una crisis referencial que apaña en la crisis del comportamiento político por sus actitudes y sus valores. Una crisis de la elite política que se bosqueja en la hermosa frase de Benjamín Jowett que decía “El estadista ordinario es propenso a fallar en situaciones extraordinarias de crisis”. Es a lo que estamos asistiendo en los últimos 12 años.
¿Por qué los políticos nuestros se comportan como lo hacen desde la esfera ética, desde la perspectiva de los valores de la democracia?, ¿qué los hace creer que la participación del comportamiento electoral es el eje central en una sociedad y por qué son tan simbólicos en la visibilidad mediática y tan renuentes a la rendición de cuentas y el miedo a la transparencia? ¿Qué los hace creer que el poder es para adueñarse de los bienes públicos?
Las actitudes constituyen orientaciones adquiridas que se expresan de manera dinámica, relativamente estables y penetran y coadyuvan firmemente en el comportamiento político. Se adquieren en un proceso de socialización, en los distintos grupos donde interactuamos. La intensidad de las actitudes viene dada por el paraguas donde se cimentan los logros que las acciones de los entes políticos despliegan para alcanzar un objetivo.
Las actitudes cognitivas, afectivas y las valorativas actúan sincrónicamente en el caso de los actores políticos, para estar permanentemente en el cuadro de los dilemas éticos. Sus actitudes están tan alienadas que una verdad tratan de convertirla en una mentira y viceversa. Es lo que lo hace decir que son honorables cuando se sabe que no es así. Es lo que hace que digan que tienen honor y la mirada se le pierde al pronunciarla. Y es lo que hace que patinen sin patines para enlodarse en el fango de la historia. Hacen que sus acciones, con sus actitudes, mancillen el alma nacional constantemente.
¿Cuál es el contexto institucional y político en el que tiene lugar el comportamiento de los políticos de la sociedad uruguaya?
Las instituciones son el conjunto de reglas formales que guían y pautan el comportamiento de los individuos de una sociedad para satisfacer sus necesidades materiales y espirituales. Es obvio, que en el juego de la política obren los intereses y motivaciones que encaminen a sus actores. Sin embargo, esos intereses y motivaciones tienen que respetar, como un axioma, las normas sociales, culturales y políticas. Sus acciones individuales solo tienen sentido cuando gravitan y encuentran eco en la cooperación a través de la alineación de la acción colectiva.
El comportamiento político de los actores del sistema, a través de sus actitudes y valores, no coadyuvan a lo esencial de la democracia que es proporcionarle al sistema político legitimidad. La democracia solo puede desarrollarse a sí misma en el concierto de su propia legitimidad. De lo contrario, ella misma se niega y se vuelve añicos, cual si fuera un esperpento.
Dolorosos, son los valores en el comportamiento político de los actores uruguayos, al tener una concepción elitista de lo que es la democracia y la participación de los ciudadanos. Siguen creyendo, en su grado de exclusión, que debemos expresarnos solo a través de los partidos políticos y de las elecciones. Lo que estamos percibiendo es un aumento de la ideología de la intolerancia y por lo tanto, una ola miedo producido por el comportamiento político actual de hegemonía, de pensamiento único.
La eficacia política, como valor, no prima en el comportamiento político, en la cultura política nuestra, como espacio de identificación, de actitudes y valores. Es lo que hemos visto, como el punto de inflexión de un reflujo que destapa su cadena en un rostro amargo, lleno de muecas y de gestos que comienzan a no decirnos nada
La sombra de la oscuridad abre el telón y el mismo se cierra al no encontrar a nadie para conquistar y seducir! Desmitificar, develando ese comportamiento entre ser y no ser, entre la apariencia y lo real, entre la verdad y la conveniencia es el llamado para que no nos condicionen en una sociedad atrapada en el tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Amigo de mi Viejo el querido PISTOLA MARSICANO

Daniel Marsicano se llamaba, pero si no digo el "Pistola"... me suena ajeno. Justo él, a quien nada de lo humano le parecía ajeno. Una vida digna de ser llevada al cine y seguramente todo parecería poco. Porque si algo hizo el "Pistola" fue vivir.

Como cuando se vino desde su Italia natal, escondido en un barco con destino a Montevideo. Y tenía tan solo 8 años... Los marineros lo encontraron una noche tratando de robar algo de comida y lo adoptaron como un tripulante más. Al bajar en el puerto, el "Pistola" consiguió trabajo y un lugar para dormir en un almacén de ultramarinos de la Ciudad Vieja.
Al poco tiempo puteó al "tano" dueño de la tienda y se fue a vivir a la calle. Lustra botas por un tiempo, hasta que se hizo "canillita", su verdadero oficio. "Diarios... diarios... salió El Tiempo y La Tribuna... El Popular, el diario de la clase obrera" gritaba el "Pistola" en la esquina de Agraciada y Capurro. Ahí comenzó a ser un …

RAUL SENDIC EL POLITIQUERO

A propósito de los líos de Raulito, la Politiquería es un término de uso común en Uruguay y de manera menos frecuente en otros países hispanoamericanos. La Real Academia Española (RAE) define politiquería como la acción de politiquear, es decir, intervenir en política, tratar la política con superficialidad y a la ligera y específicamente en América, hacer política de intriga o bajeza.


Politiquería es entonces un término derogativo de política, al cual entendemos como el arte del ordenamiento ciudadano, de la disciplina social y del gobierno dentro de un proyecto mancomunado. Para los griegos, que la llamaban politikos, era el arte del gobierno de la ciudad que en griego es Polis.

Desde esta perspectiva, tenemos que el término politiquería es bastante preciso y parte del concepto ideal de política como aquello que no alcanza a expresarlo. Por lo general, politiquería se asocia con corrupción política, pero no siempre tiene que ver con la corrupción.

Un politiquero es aquel individuo …

Ricos,Comunistas.

La eterna pregunta, ¿puede alguien de izquierdas ser rico? Evidentemente es algo que la hipocrecia izquierdista usa para justificar que sus líderes o referentes mediáticos estén podridos en billetes,  aunque simplemente forma parte de la hipocresía izquierdista en la que su buenísimo les lleva a desear una sociedad socialista para todo el mundo mientras ellos disfrutan del capitalismo, ese sistema que les ha permitido pertenecer a una clase superior y tener la cuenta bancaria con varios ceros en su haber.
Todo esto extrapolado a nuestros días no ha dejado de ser similar. Partiendo de la base de que para un comunista la existencia de pobres se debe al mal reparto de la riqueza debido a su concentración en unos pocos, es decir, a la existencia de ricos, resulta curioso que precisamente todos aquellos líderes que pregonan el marxismo allá por donde pisan estén bañados en billetes. Por ejemplo, el ex dictador líder de la revolución cubana, Fidel Castro, fue uno de los hombres más ricos del…